legend

Al Margen nº68

Revista
1,50 €
Cantidad

Descripción
Publicación de debate libertario - Año XVII - nº67 - Otoño 2008

EDITORIAL

Todo el tiempo del mundo cabe en un Instante

Hace tiempo... ¡Cuánto tiempo!... Dame tiempo... Tómate tu tiempo... No sé si llegarás a tiempo... Y si no, al tiempo... Tiempo al tiempo.
Desde que el Cielo (Urano) cubrió a Gea (La Tierra), la fecundó con lluvia, y tuvieron la fatal ocurrencia de engendrar a Cronos (El Tiempo) -"de tortuosa intención, el más terrible de sus hijos", según Hesíodo- los humanos no hemos dado pie con bola. Casi nunca hemos sabido negociar bien nuestra relación con Cronos y en cambio, casi siempre el tiempo ha sido un factor presente y determinante en nuestras vidas.
Y lo ha hecho desde los campos más diversos. Ha estado presente en las luchas obreras: ¡os trabajadores anarquistas de Chicago fueron asesinados por reivindicar la jornada de ocho horas. Más de cien años después, en la Europa del bienestar se imponen jornadas de hasta 65 horas semanales...
Siempre a vueltas con el tiempo... el bolero intenta eternizar un momento de plenitud: "reloj, no marques las horas", los amantes mienten: "te querré toda la vida"...
Vanos intentos. Cronos. el viejo cabrón, va devorando a sus hijos, que somos nosotros, en la más absoluta frialdad e indiferencia: no es nada personal. Lo hace con todo y con todos -salvo con los dioses, pero ésos quedan demasiado lejos- mientras nos conduce paciente e inexorablemente hacia la nada.
Lo importante, en cualquier caso, sería el tempo", o lo que es lo mismo, la percepción subjetiva del transcurso temporal, del devenir, y la utilización que cada cual haga de ello. En la sociedad occidental actual se nos impone la velocidad como factor determinante en nuestras vidas. Deprisa, deprisa...que el tiempo es oro. Respuestas rápidas, coches rápidos, polvos rápidos... Instalarse en la lentitud, la serenidad y la calma, ver pasar el tiempo a nuestro lado como si no fuera con nosotros la cosa, quizás sería una buena forma de luchar contra tanta estupidez acelerada.
Mu Cephei, conocida como la Estrella Granate, es una supergigante roja colosal: su radio es 1.100 veces mayor que el de nuestro sol. Ha estado creciendo desde que se le agotó el hidrógeno y se inicio"-la fusión del helio. Cuando agote el helio la gravedad colapsará su núcleo hasta un tamaño minúsculo. En ese momento Mu Cephei estará lista para estallar: se convertirá en una hipernova, lo cual producirá una explosión de consecuencias inimaginables. Esta explosión lanzará al espacio los restos de la primitiva estrella, convirtiéndose en una nebulosa planetaria.
Cuando pase el tiempo, de la supergigante roja sólo quedará el núcleo comprimiéndose cada vez más, comprimiéndose hasta un tamaño tan pequeño que llegará a poseer una densidad imposible de concebir: todas sus partículas atómicas quedarán literalmente aplastadas, creando un agujero negro en su mismo espacio.
Vistas desde la perspectiva de Mu Cephei, las pequeñas anécdotas de nuestras pequeñas vidas no son sino diminutas partículas de ese polvo de estrellas que va vagando perdido en la inmensidad de lo que no tiene medida en términos humanos, minúsculo fragmento de apenas nada que cualquier día de estos Mu Cephei acabará devorando sin siquiera advertirlo.
Sin embargo, he aquí la hermosa e indescifrable paradoja: Nuestra vida, aquello que en términos de Mu Cephei sería desoladoramente nanoscó-píco e insignificante, es para nosotros lo máximo, lo único, el todo, el no va más, porque nada más hay.
Nos pongamos como nos pongamos, es lo que hay, porque como ya sabemos, si hay otros mundos posibles, más mágicos, justos, solidarios y placenteros, están irremediablemente en éste. Y se dan en el transcurso de cada vida: ese mínimo maravilloso miserable paréntesis de tiempo entre dos inmensos, inconmensurables, ámbitos vacíos.
"Time goes by", que diría Sam en Casablanca.

Detalles
Revista
16 otros productos en la misma categoría: